Quizá mas que un post debería escribir un libro, pues han sido tantas las experiencias vividas y las emociones en este trip que se me quedará corto.

No me apetece hablar de negocios ahora, pero a nivel humano, emocional , ha sido una semana muy intensa. Una de las cosas que destaco es que este Fitur, esta visita comercial a Granada, Madrid y Valencia me han dejado constancia de la madurez de este gran grupo de compañeros de viaje. Hemos evolucionado, mucho, muchísimo, estamos más asentados, nos conocemos más, y nuestras relaciones son mucho más intensas, y reconforta.

Hace cuatro o cinco años, no nos relajábamos, nos examinábamos con una mezcla de curiosidad y desconfianza, e incluso con competitividad, estábamos más nerviosos, pero hemos crecido, y ahora nos une la amistad gestada por el paso del tiempo, la templanza, y con ella, proyectos mucho más sólidos y consistentes también. Nos hemos desgranado, conocido, comunicado, observado, mirado, sentido…

Este post va dedicado a un maravilloso concepto que he descubierto gracias a un «muchomásqueamigo«, una persona muy intensa en mi vida que apareció  un día en las redes, y se ha quedado : Juanra ; se trata de algo que resume lo vivido en este trip y también en los últimos años de mi vida, a nivel profesiopersonal, pues en mi caso, es lo mismo y van unidos: El mundo amarillo, de Albert Espinosa

Habla de una nueva categoría de personas que aparecen en la vida de uno, los amarillos, personas que impactan, que llenan, a las que quieres mas que a amigos ( llamarlos amigos se queda corto) y casi tanto como a una pareja o incluso a veces, más, pero de otra manera, como a un amor platónico, y con las que te sientes feliz, lleno, cómodo, productivo, querido, admirado…con las que quieres hacer cosas, vivir cosas, sentir cosas y que si además se unen a tu vida profesional, surgen proyectos interesantes e intensos. Les llamas a ellos cuando estás feliz, o cuando estás triste, eres capaz de coger un avión para ir a verles, tan solo por un abrazo, intuyes cuando te necesitan y cuando no, los cuidas, los mimas, estás pendiente, y sobre todo, comunicas con ellos con la constancia que sea, cada día o cada año ,por la vía o canal que sea, en la cercanía o la distancia, pero con absoluta confianza y honestidad.

Esto es lo que he experimentado en este viaje con Juande Salinas , mi socio de diversas iniciativas, de su Edig (Emprendedores Digitales) por ejemplo, y gran compañero personal y amarillo intenso, intensísimo, con el que quiero caminar mucho tiempo y nadar en sus ojos, porque me hace sentir mejor persona, mejor mujer, cada día; o con Juan Carlos Sanjuan , de nuevo otro socio profesional y/o personal con el que estamos lanzando una nueva iniciativa muy mágica y que también es mi amarillo desde hace mucho tiempo y no quiero mi vida sin el . Especial Juan Sobejano, el sabe que siempre hemos amarilleado y que siento un gran cariño por el, siempre un referente, un ejemplo, un mentor tanto en la vida por su gran calidad humana, como en la profesión que nos une, y esos ojos de mirada tierna…. A mi Ricardo Perez lo tacho de super amarillo, siempre esta ahí, siempre estoy ahí para el, es un alma gemela y es mi nene, mi Pepito Grillo, y adoro las conversaciones con el, adoro nuestras risas y nuestra conexión.  Otro amarillo que quiero mencionar es mi admirado y querido Rafa Mesa, con el que siempre he mantenido conversaciones profundas, nos comprendemos y nos queremos en la distancia, y la admiración del uno por el otro es muy latente. Con Rafa también llegaremos a crear algo juntos, unidos por la misma energía y fuerza. Y como no, a mi gran amarillo Fabian González, con quien he tenido desde siempre una conexión muy especial, al que quiero con todo mi corazón, y con quien además hay ganas de solidificar algún proyecto también, y estamos en ello! Un amarillo más reciente, pero no menos intenso, es Javier Serrano, todo corazón, especial y maravilloso, con un proyecto en el que me implico de lleno, con casi todos los Sentidos… Y no podía olvidarme de mi Jaime Chicheri, un amarillo travieso que también tengo en mi corazón y en mis planes, un amarillo pícaro de mirada intensa que me acompaña, sin saberlo, desde hace varios años y al que también admiro, y que acaba de cumplir un sueño del que me alegro profunda y enormemente: Su libro .Y  Javier Esteban, amarillo especial, va y viene, a veces frío a veces cálido, pero siempre siempre, ocupa un trocito de mi corazón más allá de la farándula de la red y el lo sabe, porque nos lo hemos dicho con los ojos, y a ciegas… Y junto a el, Ismael , amarillo mas suave pero a la vez conectado, admirado y cercano, en fase de amarillo pastel a amarillo limón…  Y Migue, amarillo especial, amarillo mágico y compañero dulce de lucha, de batallas y de sueños, un Coco en toda regla que pronto solidificará conmigo un pequeño gran cocoproyecto amarillo! Sergio, otro más, con el que siempre he tenido una afinidad muy especial basada en la más profunda admiración y cariño, podemos hablar horas y horas y siempre hay más que decir… Miguel un ejemplo que impresiona día a día, por su fuerza, por su valor, por su empuje amarillo y constante, un hermanito mayor, un referente en mi vida y en mi día a día.

Rondan muchos más en mi vida, pero he querido destacarlos a ellos a modo de agradecerles su compañía, su confianza en mi, y su cariño. Por supuesto mi mayor alma Amarilla es Roger, mi compañero incondicional de viaje de los últimos 12 años con el que sigo amarillamente vinculada para siempre jamás, Infinity & Beyond, de la forma más profunda y culminante que se puede conectar con un amarillo tanto tiempo, y también está Bernat Vidal , persona muy especial en mi vida, que me tiene enamorada platónicamente de pies a cabeza y compañero de batallas comerciales, de gintonics amarillos, y de risas y sueños, Brisa Loperena, mi nueva compañera con la que comparto infinidad de momentos amarillos y que crecen día a día, minuto a minuto, y con la que me lo paso bomba, Bernat Comas, con quien siempre he tenido una afinidad especial e intensa y al que admiro y quiero, y con el que cuento sin dudarlo, Roman que un día casi por casualidad se asomó a mi vida, y desde entonces y cada día es un poquito más amarillo y un poquito más cercano,  y tantos otros de mi mundo personal, y offline.

Dice Albert Espinosa que solo podemos tener 23 amarillos en nuestro presente, no se, yo creo que tengo más y seguro que me dejo a muchos en el tintero (puesto que he mencionado solo a los amarillos de más solera) , tanto del entorno profesional, como del personal, del online o del offline, de diferentes tonos de amarillo, pasteles, intensos, chillones.., pero no importa, porque los amarillos saben leer los ojos y los míos os lo han dicho ya y lo sabéis …

Las cosas buenas se tienen que decir, al final, quedamos las personas, quedan las vibraciones y energías de los besos, de los abrazos, de las sonrisas y las miradas que hablan, de las ilusiones y sueños. Mi vida, como sabéis, ha dado un vuelco, y es con estos compañeros de viaje con los que quiero centrar de momento mi nuevo camino profesional, y ya personal, en este mundo de comunicación, un camino de baldositas amarillas, un camino que nos llevará a éxitos compartidos, a comunicación colaborativa, a buenos momentos y a iniciativas mágicas que construirán éxitos, lo se…

Muchos otros han estado latentes en diversas fases de mi vida, van y vienen, se quedan o no, pero todos y cada uno de ellos han formado mi mundo y han dejado una semillita en mi, somos como un collage de tonos amarillos, un collage de personas y almas que lo forman y que esculpen a una.

Gracias a todos los amarillos de mi vida, y a vosotros, por serlo en mi presente!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Albert espinosa, Amarillo, El mundo amarillo, Marta Bonet

Uso de cookies

Este sitio web utiliza zanahorias, digo cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies